Blog - Nutrición LCS

Blog - Nutrición LCS

Por qué las enfermeras se “comen su estrés”

Por qué las enfermeras se “comen su estrés”enfermeras 2

Vamos a enfrentarnos a los hechos: más de la mitad de las enfermeras están gordas, incluso obesas.

Puede que haya una razón médica para explicar por qué tu jornada laboral te dirige a la nevera.

Psicológicamente, puedes ser la clase de persona que se preocupa demasiado por los demás y eso hace que comas más de la cuenta para compensar el no cuidar de ti misma.

Físicamente, tus elevados niveles de estrés (eres enfermera… es un problema común) pueden estar afectando tu equilibrio bioquímico, que como consecuencia te hace engordar.

Si eres el tipo de enfermera que come más de la cuenta por cuidar excesivamente de los demás, aquí encontrarás soluciones para lidiar con eso. Si estás tan estresada que sufres un desequilibrio bioquímico, te ofrecemos las herramientas para manipular la hormona encargada de combatir el estrés: el cortisol.

Y, una vez te hayas enfrentado y conquistado la inseguridad y los factores estresantes más comunes entre las enfermeras, haremos todo lo posible por hacerte sonreír. Hay una luz al final del túnel.

Leer más...

¿Por qué las personas pobres están más obesas?

¿Por qué las personas pobres están más obesas?

 

1obesidad

 

Después del hambre, la obesidad es el principal problema alimentario del planeta y afecta, sobre todo, a las personas con menos recursos económicos –

  

Puede resultar a simple vista paradójico, pero por desgracia es una realidad: los seres humanos que tienen menos recursos económicos tienen mayores índices de sobrepeso y obesidad. Hemos progresado  desde una situación en la que la obesidad casi exclusiva de las clases sociales más pudientes, el sobre peso era sinónimo de opulencia, exceso de “buen comer”, a un escenario en el  que el sobrepeso puede considerarse una epidemia mundial que está afectando a todas las clases sociales, pero sobre todo al estrato socioeconómico más humilde y en especial en  los países en vías de desarrollo.  Es posible que te preguntes ¿Cómo se puede haber llegado a esa situación? En este artículo intentaré dar la respuesta a esta pregunta y abordar la realidad actual de la obesidad, que dicho de paso es el segundo problema nutricional del planeta.

 

Alimentación nada saludable: lo barato sale caro

 

¿Por qué las personas que tienen menos recursos están más expuestas a sufrir de sobrepeso y a tener obesidad? La respuesta es más bien sencilla: lo más barato es comer mal. Para entender bien esta idea, tenemos que deshacernos de la idea preconcebida que las dietas saludables son más bien caras. Es falso. La razón está en el polo opuesto, y es que adquirir alimentos de baja calidad es lo más asequible, más barato. Para algunos comprar fruta o verduras frescas puede que resulte “algo caro” mientras que adquirir dulces, bollería o productos muy procesados tengan un precio “muy barato” que entra por los ojos.

 

niños gordos

 Si nos damos una vuelta por casi supermercado nos daremos cuenta que prácticamente toda la bollería industrial es muy económica, asequible a todos los bolsillos. ¿Cómo puede ser? Básicamente porque la materia prima con la que se elaboran así mismo también es muy barata; sé usan harinas y azúcar en su mayor parte. Además el producto no es perecedero, con lo cual no hay que invertir dinero en conservarlo tales como neveras o similares, por si fuera poco en casa dura “que maravilla”. Además de estas cuestiones meramente económicas está la cuestión del paladar, estos productos están muy buenos, que no es lo mismo que sean muy bueno. Están diseñados para que produzcan en nuestro cerebro señales de satisfacción y de bienestar, todo lo contrario de la verdad.

 

Por ello todos estos tipos de productos han llegado a convertirse en una alternativa placentera, barata y de fácil adquisición. Lo que lleva a estar malnutridos en dos sentidos básicos:

 

  • No se ingieren los nutrientes esenciales para la persona, lo que le aleja de una dieta saludable y le lleva a unas carencias que como mínimo agudizarán patologías o las crearan.

 

  • Un exceso de calorías, produciendo un exceso de energía basado en calorías “vacías, que no son poco saludable y condicen ineludiblemente al sobre peso y que no son nada saludable porque son azúcares y grasas trans.

 

Una conclusión sencilla y a la vez alarmante es que se puede tener sobrepeso y a la vez estar desnutrido. Malnutridos de forma doble.

 

grafico obesidadImagen: OMS

 

Cuando esta situación deja de ser personal o familiar y llega a ser parte de la sociedad o entorno de una comunidad a esta región de le conoce “como la doble carga de la malnutrición".  Esta situación suele llevar a problemas crónicos de salud tales como el sobrepeso, obesidad o diabetes junto con otras patologías relacionadas con la malnutrición tales como la anemia, desnutrición proteica o el hambre.

 

Es evidente que los países en vías de desarrollo se enfrentan a estos problemas pero también en los desarrollados, solo tenemos que ver la gran cantidad de niños con sobrepeso que son alimentados por sus papas en base a donuts, bollería, comida basura...etc. y rara vez comen fruta o verdura con asiduidad

 

 La obesidad ha dejado de ser un estampa de de un comedor de ricos para convertirse, después del hambre, en el segundo problema nutricional de nuestro planeta, tanto en países desarrollados como en los pobres. Se calcula que en la actualidad hay más de 2.000 millones de personas que tienen exceso de peso, de los cuales más de 600 son de obesidad. La gran mayoría están en estratos sociales llamados pobres.

 

Así la obesidad muestra toda su crueldad con quienes más lo necesitan. A todo ello hay que incluir que la industria alimentaria y la sociedad en general ávida de ganancias rápidas potencian esta alarmante degradación no mostrando gran interés en la salud sino en ganar mucho dinero. No es la opulencia lo que casusa el sobre peso en general, sino la falta de información y de recursos

mapaobesidad

 

 

 

 

Mapa de obesidad en 2008 (Organización Mundial de la Salud):

Obesidad infantil

Un estudio publicado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) muestra que el problema del sobrepeso infantil cuesta verlo por parte de los padres cuando se tiene delante. De hecho, tan solo un 23% de los padres reconoce que su hijo o hija tiene sobrepeso o lo ha tenido, y únicamente un 0,2% considera que tiene algún problema de salud.

Leer más...