Unos consejos para mantener la línea, también en vacaciones

¡Con todo el esfuerzo que cuesta ganarle la batalla a la báscula y lo rápido que se desvanecen los resultados en cuanto nos relajamos unos días! Las ansiadas vacaciones suelen presentarse como uno de esos momentos en los que es más fácil abandonar los buenos hábitos de alimentación… Vaya por delante apuntar que si hay una época del año en la que no sólo es frecuente sino incluso recomendable concederse algunos caprichos ‘gastro’ ésa es la ligada a los días de descanso, ¡que para eso estamos de vacaciones! Ahora bien, esto no quiere decir que nos pasemos todo el verano a base de helados, fritos, cócteles… Como dice la famosa frase de Aristóteles, en el término medio está la virtud. Además, si nos relajamos en exceso luego será mucho más complicado volver al punto en el que habíamos dejado la báscula antes de hacer las maletas… ¿Cómo evitarlo? Lo sabemos de sobra: aquí la fuerza de voluntad desempeña un papel clave. Pero si además, tenemos en cuenta recomendaciones como estas, será algo más sencillo salir ‘airosos’ y conseguir que el verano no suponga necesariamente un aumento de peso indeseado.

-PICAR ENTRE HORAS

La acelerada vida laboral y la rutina de unos horarios fijos hacen que llevar una alimentación ordenada sea más sencillo. Sin embargo, cuando llegan las vacaciones tenemos más tiempo libre, lógicamente estamos más ociosos, lo que puede provocar que queramos picar entre horas de forma más frecuente y consumir, además, snacks no recomendados (galletas, bollería, dulces, salados,…).

Recomendación: Debemos tener a mano siempre snacks saludables; si estamos en casa es bueno recurrir al yogur con frutas o con frutos secos o gelatinas con frutas. Si estamos fuera (de excursión, en la playa…) podemos recurrir a barras de cereales sin azúcares simples. Darán más sensación de saciedad y no tendremos hambre enseguida. Los chips vegetales son también un gran recurso. De todos modos, siempre hay que respetar la porción recomendada que figura en los etiquetados.

-COMER COPIOSAMENTE EN LA CENA

Muchas veces pasamos el día fuera, en la playa o piscina, y comemos más frugalmente. Llegamos a la cena con mucha hambre y para ‘compensar’ hacemos una cena muy abundante.

Recomendación: Lo que comemos por la noche en exceso no llegaremos a quemarlo, por lo tanto tendremos más tendencia a aumentar de peso, además de tener una digestión más pesada y prolongada que dificultará el sueño.

Debemos hacer una cena ligera con verduras y algo de proteínas, las ensaladas completas con aliños ligeros son un gran recurso además de su bajo coste.

-CENAR SÓLO FRUTA

Otro error muy frecuente (en sentido inverso al anterior, esto eso, para compensar una gran comilona a la hora del almuerzo) es cenar sólo fruta. Problema: es probable que, como es el único alimento del que se compone la cena, nos excedamos en cantidad.

2v

Recomendación: la fruta contiene azúcares simples que, al no quemarse, se transforman en grasas y así se almacenan. El preferible consumirlas en el desayuno, media mañana y merienda, pero no por la noche.

 

-ABUSAR DEL ALCOHOL

Las terracitas y la salidas con amigos favorecen el consumo de alcohol, con las consecuencias de todos conocidas, además de que favorece la deshidratación y aumenta el riesgo de insolación si bebemos bajo el sol. La 'reina' del verano es sin duda la cerveza, la opción light o 0% de alcohol disminuye aproximadamente un 30% las calorías totales.

Recomendación: Nunca beber alcohol en la playa, debemos hidratarnos principalmente con agua.

-UN EXCESIVO CONSUMO DE HELADOS

La venta de helados se dispara en verano por la necesidad de aplacar el calor con algo refrescante, pero cuidado por su alto contenido en azúcares simples y grasas.

Recomendación: Los helados de agua sobre todo los polos que podemos realizar en casa con zumos de frutas sin azúcar, o los de yogur de frutas desnatados con bajo contenido en azúcar son los más aconsejados.

-COMER FUERA DE CASA A MENUDO

Durante las vacaciones es frecuente comer mucho fuera de casa y esto suele derivar en un aumento de peso.

3 comer portada

Recomendación:Elegir siempre platos sencillos, sin salsas, comenzar como primero con una ensalada variada cuidando el aliño, una proteína baja en grasas (pollo, pavo o pescado) como segundo y reemplazar el postre por un yogur, una pieza pequeña de fruta o un café.