12 propuestas, 12 costumbres sanas

 

 Las 5 imprescindibles son:

 

1.            Llevar una vida más activa. No es vita, aunque muy recomendable, practicar a algún deporte. Pero si no a veces, basta con adquirir la costumbre de a andar en vez ir en choche o moto,  subir escaleras en vez de coger siempre el ascensor.

 

1c

2.            Reducir el consumo de grasas trans, que predominan  en la bollería, los alimentos precocinados y muchos aperitivos llamados "snacks". Además de que nos van a engordar como cualquier otra grasa, son  perjudiciales para todo el sistema circulatorio especialmente para nuestro corazón. Hay que leer las etiquetas y evitar las grasas vegetales parcialmente hidrogenadas.

 

3.            Es imprescindible que reduzcamos el azúcar, esto incluye los alimentos  que en su composición es evidente (bollería, refrescos, la que se echa en el café...) como en aquellos alimentos en que está "oculta", pero aparece en la etiqueta, muchas veces con otros nombres que deberíamos relacional con el azúcar. Te recomiendo que veas este documental “Sobre dosis de azúcar. https://www.youtube.com/watch?v=xhPQKqGQUL0

 

 

4.            Intenta consumir algo de menos sal. En exceso puede dañar del corazón, los riñones, el hígado y los huesos, entre otros órganos. Puedes sustituirla por diversas especias que te darán otros sabores.

 

5.            Consumir muchas proteínas animales, en especial la carne, no nos beneficia y es completamente innecesario en las cantidades que normalmente se consume. Utiliza mas por vegetales, como las legumbres, que se pueden acompañar de cereales.

 

 Las 7 propuestas aconsejables:

 

6.            Acostúmbrate a tomar fruta entre horas. Lo saludable es tomar tres o cuatro raciones al día. Nos aportarán vitaminas y minerales y, nadie engorda por comer fruta, son poco engordantes. Esto no significa que si quieres perder peso puedas comer de todas y cualquier cantidad.  Además, dejaremos de "picar" cosas nada saludables y más calóricas, y por su puesto llegaremos a las comidas  con bastante menos hambre.

 

7.            Comer pan integral, especialmente en el desayuno y con las comidas; claro  si se trata de pasta, arroz o legumbres, debemos prescindir de él, no es sano convertirse en “paneros”. Además, el pan integral es más nutritivo que el pan blanco ya que tiene minerales y vitaminas, y sacia más a igualdad de calorías, por su contenido en fibra.

 

8.            Come sólo tentempiés saludables. Puede ser fruta, o bien una rebanada de pan integral con aceite de oliva y tomate, por ejemplo. Hay que huir de la bollería (muchas calorías, grasas trans, azúcar...),  de las rosquilletas y de las  golosinas.

 

9.            Evitar los bocadillos que no nada sanos, y en especial los de embutidos. Potenciar los fiambres, el Jamón serrano y los quesos bajos en grasas.

 

3c

10.          Comer un puñadito de frutos secos al día, ya sean al natural o formando parte de algún plato. Siempre tostados o en crudo nunca fritos o con sal añadida. Son calóricos, por lo que debemos ejercer cuidado: 30 gramos son suficientes para conseguir los nutrientes esenciales.

 

11.          Vigilar el vinagre de vino, demasiado es muy  fuerte e irritante, utiliza de otros más suaves, como el de manzana o arroz.

 

 

12.          No abusar del café, que es un estimulante muy fuerte, y descubrir nuevas sensaciones de la mano de la infinidad de tés y otras infusiones exóticas que hay en el mercado.

 

4c

Estos pequeños cambios, que a veces no serán tan pequeños, tendrán como consecuencia una mejoría de nuestra salud que, a buen seguro, notaremos tanto en lo físico como en lo emocional. Probablemente, nos daremos cuenta de que mereció la pena.