La importancia de la buena masticación


Esto es así porque la masticación, tiene un efecto en algunas hormonas del sistema digestivo y en nuestra   sensación de saciedad. Esta realidad tiene un efecto directo en nuestro peso, que conseguimos mantenerlo,  y lo que es más importante en nuestra calidad de salud, esto ha de llevarnos, a la mayoría, a cambiar el hábito de engullir los alimentos como si fuera una competición  o a masticarlos más bien poquito, una costumbre, por cierto,  muy arraigada en nuestra sociedad y casi seguro que en nuestro caso personal.


1   

Un estudio  que se publicó en “The American Journal of Clinical Nutrition” mostró lo importante de la masticación. Se utilizó a 30 jóvenes, de los cuales 14 tenían sobrepeso, algunos obesos. Se les animó a  que masticaran  en unas ocasiones 15 veces como mínimo  y en otras 40, parece una barbaridad ¿verdad?. Se midió el efecto que tenia esta diferencia entre las cantidades de masticaciones con las cantidad de calorías totales que  ingerían, así como la velocidad con la que comían cada uno de ellos, también el nivel de algunas hormonas y otras sustancias que normalmente se relación con el peso y nuestra la salud.


Se llegó a la conclusión que en general  los obesos masticaban menos que los que aquellos que tenían un peso adecuado.

3

Cuando  los que tenían sobre peso masticaron las 40 veces propuestas en vez de las 15 mínimas comieron bastante menos cantidad de comida, hasta un 12% como media, lo que sin duda es una una cantidad que a llevada a la vida diaria normal de cualquiera de nosotros nos conduciría al sobre peso y fácilmente a la obesidad.  Si tuviéramos una dieta de 1900Kcal por día significaría que cada día estaríamos comiendo 228 Kcal de más, no parece tanto…pero la realidad  que comer así cada día  haría que cada 8 días comiéramos un día de mas. Para quemar esas calorías extras a la semana (228 x8 = 1824) implicaría correr unos 18 kilómetros a unos 9 km por hora.


Los investigadores llegaron a comprobar  que cuando estas personas masticaban las 40 veces cada bocado, aumentaba la hormona CKK en su sangre, la cual, por cierto se relaciona directamente con el efecto de saciedad. Así mismo se demostraron los investigadores que cuando se reducía las veces que se masticaba  aumentaba la hormona llamada grelina, que se así mismo normalmente relaciona con el aumento de las ganas de comer. He ahí ese  12% de mas que evidenciaron.

Adicionalmente la buena masticación, como hemos comentado, facilita que nuestro  organismo tenga una mejor absorción de los nutrientes que llevan los alimentos que ingerimos  y que resulte más eficaz, lo que normalmente lleva a la buena digestión y a una mejor absorción intestinal. Por ello la buena masticación, la que necesitamos y pide nuestro organismo, es un método muy eficaz, uno de los mejores,  para luchar contra el sobre peso y la obesidad.


No deberíamos olvidar nunca que nuestra  digestión empieza en la boca, con una en salivación y masticación adecuada y realista de los alimentos, porque hacer esto tiene un efecto directo en la asimilación de nutrientes de los alimentos. A la vez que vamos masticando nuestras glándulas salivares van segregando la saliva, esta sustancia  se compone básicamente de agua, sales minerales y enzimas, entre las que debemos resaltar  la amilasa salival, que hidroliza en parte el almidón, comenzando  así la digestión de los hidratos.


Con la buena masticación nuestro  organismo consigue separar de forma óptima la celulosa que tienen todos los vegetales, lo que tiene como resultado que nuestras encimas trabajan mejor trabajen. Esto nos lleva deglutir mejor, a tener mejores digestiones, a sentirnos menos hinchados y a que nuestro organismo alcance parámetros óptimos.


Por ello tenemos que masticar lo suficiente, como 30 veces cada bocado, dicho de forma más apropiada  ensalivar bien todos los alimentos. Con ello conseguiremos mejorar nuestro peso y salud general.

 4             ¿Cómo conseguirlo?

 

  • Cuenta cada bocado, se consciente de tu masticación
  • Date el tiempo necesario. Con 15 minutos es más que suficiente. Pero recuerda no es comer lo máximo posible en el menor tiempo posible, es comer masticando bien.
  • Deja los cubiertos cada vez que introduzcas un bocado en tu boca.
  • Corta en trocitos pequeños las porciones.
  • Visualiza los beneficios que conseguirás si masticas adecuadamente.
  • Pide ayuda a alguien de tu familia.